Print pagePDF pageEmail page

 

Miquel Iceta y Nuria Marin Alcaldesa de Hospitalet en la Fiesta Mayor de Bellvitge. ANTONIO MORENO | EL MUNDO

Miquel Iceta y Nuria Marin Alcaldesa de Hospitalet en la Fiesta Mayor de Bellvitge. ANTONIO MORENO | EL MUNDO

El grupo municipal del PP en L’Hospitalet de Llobregat acusa al equipo de gobierno, liderado por la socialista Núria Marín, de favorecer a militantes del PSC en concursos de aspirantes a funcionarios del Ayuntamiento. El gobierno local rechaza las acusaciones de los populares y defiende que todos los procesos son “públicos y conforme a la ley”.

El PP asegura que, una vez revisados los resultados de dos convocatorias de concurso de oposición, “la mayoría” de personas que superaron las pruebas “mantienen una estrecha relación con el PSC”. Los conservadores exigen “mayor transparencia” en todo el proceso. Piden al equipo de gobierno que sea más riguroso y que aplique cambios “drásticos” en este capítulo.

Ponen como ejemplo un concurso para seleccionar licenciados o graduados en que siete de los diez ganadores tienen vínculos con el PSC: dos miembros de la Fundación Rafael Campanals (relacionada con los socialistas); un integrante de la lista del PSC al Parlament en 2012 que trabajó en la Diputació de Barcelona cuando el presidente era el socialista Celestino Corbacho; el cuarto teniente de alcalde y portavoz del PSC de Esparreguera, y un miembro del PSC de L’Hospitalet.

La historia viene de lejos:  en 2007 el grupo municipal del PP denunció el gasto de 3000 € por el guión de una exposición a Isabel Segura Soriano, ex directora del plan de acción y desarrollo de las políticas de mujeres del Institut Català de la Dona. En aquella ocasión, el Gobierno liderado por Celestino Corbacho llegó a pagar 3.000 euros por un guión de 9 folios escritos con letra grande en los que se esboza como puede ser una exposición sobre las cocinas y su evolución en el tiempo.

pleno1115Posteriormente, los Populares revelaron que había un alto porcentaje de contratos adjudicados a dedo, es decir, dando lugar a situaciones esperpénticas en las que una misma empresa recibía 71 adjudicaciones a dedo a lo largo del año para evitar hacer contratos más grandes.

En 2013, el PP tuvo que pedir explicaciones acerca de un proceso selectivo que parecía hecho “a la carta”, en el que se adjudicó una plaza de coordinador de distrito a una persona que por su condición de Guardia Urbano no podía optar a ella. A pesar de la aparente formalidad, sólo habían pasado veinte días entre la toma de posesión como técnico auxiliar y el resultado del proceso selectivo de coordinador de distrito.

Desgraciadamente, la falta de transparencia en las adjudicaciones de los numerosísimos contratos menores, la arbitrariedad de la concesión de subvenciones y la estrecha vinculación de los cuadros de la Administración y las entidades al PSC han sido una constante en el Ayuntamiento de L’Hospitalet.