Print pagePDF pageEmail page

• La ley obliga a extraer los CFC, compuestos que destruyen la capa de ozono, en una planta de tratamiento especial y el ayuntamiento debe velar porque el no incumplimiento de la ley.

• Los frigoríficos de l’Hospitalet se han llevado al vertedero de Gava, incumpliendo la ley

El Partido Popular de l’Hospitalet denuncia el incumplimiento de la Ley 6/93 reguladora de los residuos en lo que se refiere al tratamiento que se ha dado a los frigoríficos en l’Hospitalet.

Dicha ley especifica que los frigoríficos y los aires acondicionados han de tratarse de forma específica para extraerles los gases CFC. Si estos compuestos se liberan y llegan a la atmósfera destruyen la capa de ozono. Por ello la ley obliga a extraer los CFC’s de este tipo de electrodomésticos.

El PP ha tenido conocimiento, por parte de trabajadores de la empresa FCC, de que hasta mediados de febrero este tipo de residuos han sido trasladados directamente al vertedero de Gava, incumpliendo la normativa catalana que establece la obligación de llevar este tipo de residuos a una planta especial en el Pont de Vilomara.

Para el regidor del PP Javier Díez “estamos ante un incumplimiento flagrante de la ley, por lo que en el próximo pleno de abril pediremos que el ayuntamiento actúe con la máxima contundencia contra Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) que es la empresa concesionaria de la gestión de este tipo de residuos en l’Hospitalet, y que se depuren las responsabilidades políticas ya que ha habido una actuación negligente por parte del Área de Servicios Municipales y Mantenimiento de la Vía Pública”

La Llei 6/1993, en su capitulo III, articulo 24 especifica que las neveras y frigoríficos se han de llevar a un centro de tratamiento autorizado, en este caso a la empresa TPA del Pont de Vilomara, único centro autorizado en toda Cataluña. Cualquier manipulación de otro tipo supone incurrir en una mala gestión que esta penalizada por ley.

Según Javier Díez “Cuando un particular se compra uno de esos electrodomésticos se puede deshacer del antiguo a través del establecimiento de venta o lo puede llevar a la deixalleria municipal. En cualquiera de los dos casos estos residuos han de ir a parar al centro de tratamiento del Pont de Vilomara. Pues bien durante el año 2007 sólo llegaron a esa planta 111 unidades provenientes de l’Hospitalet de Llobregat, lo cual es una cantidad ridícula para una población de 250.000 habitantes, teniendo en cuenta que por ejemplo Manresa con una población de 70.000 habitantes llevó 700 unidades.”