Print pagePDF pageEmail page

Sonia Esplugas dice “por vivir en una zona concreta de la ciudad no debe ser un obstáculo para acceder al centro educativo deseado”.

El artículo 27 de la Constitución de 1978 establece el derecho a la educación como uno de los derechos fundamentales de la persona, cuyo ejercicio tiene, para la enseñanza básica, carácter obligatorio y gratuito.

Sonia Esplugas asegura que “la Generalitat de Catalunya tiene la competencia compartida en aquello que se refiere al acceso a la educación, el establecimiento y la regulación de los criterios de admisión y escolarización del alumnado en los centros docentes”.

La Regidora Popular confirma “la Generalitat de Catalunya debe establecer un modelo educativo de interés público que garantice estos derechos, con una enseñanza que es gratuita en todas las etapas obligatorias”.

Por otro lado comenta: “la educación tiene dos vertientes inseparables: derecho-prestación, que legitima para recibir enseñanza, y derecho-libertad, que obliga a respetar la libertad de los padres a elegir el tipo de enseñanza y el centro que desean para sus hijos/as”.

Dado que estos derechos sólo se satisfacen plenamente cuando los poderes públicos aseguran la escolarización de todos y cuando respetan la libertad de los padres a la libre elección de centro.

También asegura que “los derechos quedan cercenados a día de hoy en nuestra ciudad por la existencia de seis zonas de prescripción educativa en el caso de la enseñanza Infantil i Primaría (3-12 años), y cinco en el caso de la enseñanza Secundaría (12-16 años) hecho que no permiten la libre elección del centro”.

Descarga el texto íntegro.