Print pagePDF pageEmail page

España necesita recuperar su futuro. El anterior gobierno socialista deja un panorama demoledor: 5 millones de parados, 1 de cada 2 jóvenes en paro, 300.000 jóvenes han tenido que emigrar para buscar trabajo, 180.000 empresas han cerrado y 500.000 familias desahuciadas de sus hogares.
Ante esa situación el gobierno del PP ha actuado de forma urgente. Lo primero ha sido establecer las condiciones para favorecer la creación de empleo. Hemos elaborado una reforma laboral que facilita la empleabilidad del colectivo de trabajadores más necesitados: los jóvenes y los parados de larga duración. La nueva reforma laboral favorece la contratación de ambos y para ello las empresas que contraten a su primer trabajador menor de 30 años tendrán una bonificación de 3.000 euros. También si se contrata indefinidamente a otro menor de 30 años tendrán otra bonificación de 3.600 euros y si ese joven estaba cobrando el desempleo no lo perderá sino que continuará percibiendo el 25% del paro. Además las empresas que contraten indefinidamente a parados de larga duración tendrán una bonificación de 4.500 euros y un trabajador que lleve 24 meses con un contrato temporal pasará a indefinido. El resultado de esta reforma no será inmediato pero sienta las bases necesarias para salir de la crisis. Crear empleo es la prioridad.